En un stand de 500 m², la marca que ya opera en gran parte del mercado global, expondrá dos grandes proyectos: el Marcopolo G8, la nueva generación de vehículos de carretera de la compañía, y un modelo propulsado por célula de hidrógeno. La estrategia es resaltar los avances de la compañía en el segmento de movilidad y presentar diferenciales, como la unión del reconocido diseño brasileño y la tecnología global, y el alto estándar de calidad y sofisticación de los productos, resultado de la experiencia adquirida en operaciones en países como Sudáfrica, Argentina, Australia, China, Colombia y México, además de Brasil.