Madrid prohibe los monopatines eléctricos en el metro

La Comunidad de Madrid desde el 4 de noviembre de 2023, prohibirá el acceso de los monopatines eléctricos al transporte público de la capital. Sin embargo, a diferencia de Barcelona, la medida será provisional y se ha tomado debido al suceso del pasado 17 de octubre cuando la batería de un monopatin eléctrico explotó en el interior de un tren que estaba en la estación de La Elipa de la Línea 2 de Metro.

El Consorcio Regional de Transportes ha establecido que no se podrá acceder con monopatines eléctricos a los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT) e interurbanos y urbanos en otros municipios, así como en las instalaciones y vehículos de Metro de Madrid y los cinco intercambiadores de Plaza de Castilla, Moncloa, Príncipe Pío, Plaza Elíptica y Avenida de América.

Esta medida seguirá activa hasta que se «verifiquen completamente las condiciones de seguridad» de los monopatines eléctricos en el transporte público. Los pasajeros que no cumplan la norma serán expulsados del medio de transporte público en el que vayan.

El Antecedente

El Ayuntamiento de Barcelona prohibió el acceso de los monopatines eléctricos al transporte público de Barcelona desde el 1 de febrero de 2023. Una medida que, en principio, iba a estar activa durante seis meses, pero que finalmente se mantendrá de forma indefinida. Esta decisión se tomó a raíz de la explosión de un monopatin eléctrico en un vagón de tren, en Sant Boi de Llobregat (Barcelona), que se produjo el 17 de noviembre de 2022.

Y es que, según la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM), esta prohibición de subir los monopatines eléctricos en el transporte público se ha tomado por motivos de seguridad. ¿El motivo? La ATM asegura que la regulación actual de vehículos eléctricos de movilidad personal no da garantías de seguridad suficientes.

La ATM indica que «el riesgo principal es que se produzca un incendio de la batería, el elemento más delicado del vehículo. En concreto, preocupa el embalamiento térmico, un proceso de degradación extremadamente rápido en el que se catalizan toda una serie de reacciones químicas exotérmicas que emiten gases, generan fuego y humo y pueden provocar una fragmentación y una explosión». Por lo que considera que no se ha podido establecer ningún escenario en el que no se mantenga un factor de riesgo muy elevado.

En cuanto a la multa si se incumple esta prohibición de acceder con un monopatines eléctrico al transporte público, la sanción es de 200 euros. Por lo tanto, los monopatines no pueden entrar, ni plegados, en los autobuses, vagones de tren, etc.

Con info de: autofacil.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *