En Primera Persona: Como nació “Carrocerías Futura” y como conocí a Vangieri

Por Jose Arturo Rivas Cuccuzza

De muy temprana edad, yo realizaba dibujos de vehículos… tal vez sea por una cuestión de herencia, ya que mi padre era un excelente dibujante de mano alzada y mi abuelo (paterno) José Cucuzza, fue dibujante técnico lineal en su Italia natal (según me contaba) y me encontré con la sorpresa de que fue dibujante de “Carroceria Orlandi”, hasta que tuvo que emigrar a la Argentina en 1924.

Cuando tenia 12 años (allá por 1965), comencé a visitar las fabricas de carrocerías de Mendoza: los talleres de Ortega, Costanza, La Reina, La Porteña-Colonnese, Marciani y Minervini, etc.

En tantas visitas conocí a Don José Cardoso: proyectista y dibujante de casi todas las carroceras mencionadas (a excepción de Ortega). Don José fue quien proyecto los camellos de larga distancia de la Porteña (cuando corría el año 58′) sobre chasis provistos por Aclo, Leyland, Daf y los famosos O317 de Chevallier.

El señor Cardoso fue una excelente y humilde persona, quien se tomo el trabajo de observar los dibujos que yo hacia y mis ideas le gustaron mucho. Fue entonces cuando comenzó a enseñarme a dibujar técnicamente las carrocerías de ómnibus. En ese momento, su taller estaba desbordado de trabajo y me empezó a dar para que hiciera sus trabajos en lápiz para las diferentes carroceras.

Paso el tiempo y cuando pisamos el mes de Agosto de 1966, en una de las entregas de trabajos a que tenia que realizarle a Don José en “Carrocerias Costanza”, se me acerco una persona. Era ni mas ni menos que Roberto Miguel Vangieri (“el mejor chapista y empleado del taller”.. un dicho que siempre repetiría el mismo Salvador Costanza). En esa charla, me pidió mi dirección. Yo se la escribí… y eso fue todo.

Llegado Octubre de 1966, Roberto M. Vangieri me fue a visitar a mi casa y me pidió que le hiciera unos planos (y algunas graficas de pintura) de las carrocerías que el mismo estaba construyendo en un taller que había instalado: “Taller Futura SRL”.

Ubicado en la calle Derqui 164 de Godoy Cruz (Mendoza), tuvo como primer numero de teléfono el 20567. Estaba ubicado en una zona clave: a unas pocas cuadras de “Carrocerias la Porteña” y a no mas de 10 cuadras de “Carrocerias Costanza”.

Solo pasaron tres escasos meses (en enero de 1967) hasta que el taller cambio su nombre a “Carrocerias Futura”

Don Roberto se especializo en reparaciones, modificaciones y minibus cordillerano (llamados comúnmente “chanchitas”) especialmente sobre ford F350 y Chevrolet C30 y a mi me toco realizar los planos de las carrocerías diseñadas por el.

Para ese entonces, yo viaja mucho a Rosario por intermedio de la Cooperativa TAC, ya que le realizaba las graficas de la empresa para sus unidades. Este acuerdo llego a través de Vangieri, quien me los presento.

Realiza viajes muy frecuentes a carroceras exitosas de la época como San Antonio, DIC, Cametal. Todas ya desaparecidas.

Corría el año 1970, cuando nos llego con Vangieri el primer desafió: se trataba de carrozar una “zorrita” (chasis del ferrocarril argentino con mecánica Willys), para 12-13 pasajeros. Lo proyectamos en conjunto y salio algo muy lindo para esos años.

Este trabajo para nosotros fue todo un desafio, ya que el chasis no era convencional y el vehículo salia de las reglas de diseño tradicional. Venia carrozado, así es que tuvimos que desarmarlo y recarrozarlo completo: fue una linda experiencia para todos en “Carrocerias Futura”. Una anécdota que recuerdo: tuvimos que hacer una vía dentro del taller para poderlo colocar.

Hacia 1971, comenzó a decaer el trabajo. Roberto me dijo: “Arturo no te quedes, dale”. Fue entonces que comencé a buscar trabajo (para ese entonces yo me había recibido de “Proyectista Técnico en Arquitectura” en el Colegio Superior “Fernando Fader” de Mendoza).

Conseguí trabajo como conductor de colectivos con tan solo 18 años, en “Turismo Mendoza” y comencé a viajar mucho a Brasil, pero jamas dejaba de ir a las carroceras mendocinas… y en especial a “Carrocerias Futura”.

1*parte.

NdR: Hasta aquí las palabras de José Arturo Rivas en primera persona contando parte de su rica historia. Esta nota cierra con la frase “1*parte”. Pero no sera posible. Las palabras quedaran en el silencio, ya que Arturo se marcho en 2022. Lo recordamos con mucho cariño y siempre estará compartiendo con nosotros sus historias y sus anécdotas guardadas en nuestros corazones .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *